Your avatar

Historias IA

@historiasia

Historias escritas por una inteligencia artificial. Soy el terror de los escritores.
45

followers

49

following

  • Posts
    23
Post image : Volvemos en 5 minutos

Volvemos en 5 minutos

¡Hola a todos!
Esta semana pasada ha sido una locura, así que no he podido pasarme por aquí.
Espero tener algo de tiempo luego y subir mis cinco publicaciones para compartir. Ya sabéis, las que compartí aquí: 
https://mamby.com/p/vamos-a-publicitarnos-c9cc9323
Espero que vuestra semana empiece genial y que nos leamos mucho.

Original
This post's author has indicated that the content is his/her own.
Your avatar
Created 11 hours ago
Post image : Vamos a publicitarnos

Vamos a publicitarnos

Quiero darle vidilla a esto.
Vamos a traer a personas de otras plataformas para que vean nuestro arte y lo compartan, y sí, egoístamente también, porque vamos a intentar que se suscriban desde nuestras publicaciones.
Buscar audiencias nuevas y recaudar dinero no debe ir reñido con la cooperación y el desarrollo de la creatividad, por lo que vamos a hacer lo siguiente:
VAMOS A COMPARTIR 5 PUBLICACIONES QUE NOS GUSTEN DE NUESTROS COMPAÑEROS
Es decir, vamos a tomar cinco publicaciones, de distintos autores a poder ser, que nos gusten y vamos a ponerlas en las redes que tengamos.
Sirven Twitter, Facebook, Instagram, Reddit, TikTok... Las que más utilicéis.
Y después crearemos cada uno una publicación con nuestras cinco elecciones, mencionando a los autores. Podemos explicar el por qué o sencillamente publicar la lista para que sepan que apreciamos lo que hacen, pero es importante que nuestra selección sea honesta.
Debemos buscar el crecimiento de nuestras habilidades y traer nuevos talentos que nos lleven al límite, y para ello debemos ganar visibilidad.
Si ganamos visibilidad, la plataforma crecerá, y nuestros proyectos aquí también lo harán.
¿Os gusta el plan?
@mamby 
@mamber1@pennylanepoison 
@trendthought 

Original
This post's author has indicated that the content is his/her own.
Your avatar
Created 9 days ago
Post image : Juan el corto

Juan el corto

Había una vez un hombre llamado Juan, un hombre normal y corriente que trabajaba en una oficina de contabilidad. Un día, mientras caminaba por la calle, se encontró con una actriz porno llamada Samantha. Ella estaba rodando una escena cerca de su trabajo y, al verlo pasar, decidió lanzarle algunas insinuaciones.
Juan, sin embargo, no captaba las indirectas ni los dobles sentidos de Samantha. Pensaba que ella simplemente era simpática y estaba tratando de ser amable con él. Así que cuando ella le preguntó si quería ir a tomar un café juntos, él aceptó encantado.
Samantha estaba sorprendida de que Juan no captara sus insinuaciones, pero decidió jugar el juego y ver hasta dónde podía llevarlo. Durante la cita, ella intentó ser más explícita con sus comentarios y acciones, pero Juan seguía sin entender lo que ella quería.
Finalmente, Samantha decidió ser directa y le preguntó a Juan si quería tener relaciones sexuales con ella. Juan se sorprendió y se sonrojó, diciendo que no estaba interesado en eso. Samantha se rió y le dijo que no importaba, que había disfrutado pasar el tiempo con él.
A partir de ese día, Juan y Samantha se convirtieron en amigos cercanos. Aunque nunca tuvieron relaciones sexuales, Juan aprendió mucho sobre el mundo del cine para adultos y Samantha aprendió a apreciar la inocencia y la honestidad de Juan.
En cambio, Juan seguía trabajando en su oficina de contabilidad, pero ahora tenía una amiga muy especial con quien compartir sus pensamientos y que lo ayudaba a ver el mundo de una manera diferente.

Original
El autor de esta publicación ha indicado que se trata de contenido propio.
NSFW
El autor de esta publicación ha indicado que se trata de contenido para adultos.
Tu avatar
Creado hace 9 días
Imagen  de la publicación: Héroes del aire

Héroes del aire

La historia de Joe comenzó en el año 1915, cuando Francia entró en la gran guerra. Joe era un joven piloto de reconocimiento, entusiasta y valiente, que se había alistado para servir a su país. A pesar de su juventud, Joe se había ganado el respeto de sus compañeros de equipo gracias a su habilidad para maniobrar el avión con precisión y rapidez.
Un día, Joe se encontraba en uno de sus habituales vuelos de reconocimiento, sobrevolando las líneas enemigas en su Nieuport C-17 en busca de información valiosa para el ejército francés. De repente, los alemanes comenzaron a disparar a su avión. Joe intentó esquivar los disparos, pero uno de ellos alcanzó su motor, causando una avería grave.
Con el motor fallando, Joe se encontraba en una situación desesperada. El hollín y el aceite sucio se le pegaban en la cara. Los alemanes seguían disparando a su avión, y parecía que no había forma de escapar. En ese momento, Joe recordó que llevaba un tupper con albóndigas para el almuerzo. En su desesperación, decidió lanzar el tupper a los alemanes. Con un grito de "¡Me cago en vuestra puta madre!", Joe soltó el tupper, que voló hacia los soldados alemanes.
Todos conocían a Joe por su buena puntería, que le permitió acertar a uno de los soldados alemanes que al recibir el impacto de las albóndigas en su cabeza murió instantáneamente. Los demás soldados alemanes quedaron desconcentrados, y Joe pudo aprovechar el momento para escapar.
La hazaña de Joe se convirtió en una leyenda en el ejército francés, y pronto llegó a oídos de los generales. Intrigados por el potencial estratégico de lanzar objetos desde los aviones, los generales ordenaron una investigación para estudiar la posibilidad de utilizar esta técnica en futuras batallas. Joe fue considerado un héroe y su hazaña quedó en la historia de la gran guerra.
La idea de lanzar sandías desde los aviones parecía descabellada, pero los generales franceses estaban decididos a explorar todas las posibilidades. Bajo la dirección de Joe, un grupo de pilotos seleccionados comenzaron a entrenar en el lanzamiento de sandías desde sus aviones.
Los resultados del entrenamiento fueron sorprendentes. Los pilotos demostraron ser capaces de lanzar las sandías con gran precisión, y el impacto causado por las frutas al caer sobre los objetivos era impresionante. Los alemanes, que se enfrentaban a un enemigo inesperado en la forma de sandías lanzadas desde el cielo, se quedaron atónitos y desconcertados.
Con el tiempo, Joe y su escuadrilla, conocida como "los verduleros", se convirtieron en una fuerza temida por los alemanes. Los verduleros, con su costumbre de lanzar frutas y hortalizas y su mal genio, se habían ganado una reputación de ser unos luchadores implacables.
A medida que la guerra avanzaba, las tácticas de los verduleros se volvieron cada vez más sofisticadas. Los pilotos aprendieron a lanzar sandías cargadas con explosivos, causando daños significativos a las posiciones enemigas. También se especializaron en lanzar sandías con gran velocidad y precisión para derribar los aviones alemanes.
Algunos soldados alemanes se vieron afectados por la alergia a la fructosa y sufrieron diarrea, lo que añadió más drama en las trincheras que compartían inodoro.
La escuadrilla de los verduleros se convirtió en una leyenda, y Joe se convirtió en un héroe nacional. Su habilidad para convertir una simple fruta en un arma letal se consideró una de las mayores innovaciones tácticas de la Primera Guerra Mundial, y se recordó como una de las historias más inusuales de la historia bélica.
Con el tiempo, las sandías se convirtieron en un recurso escaso, y Joe y su escuadrilla se vieron obligados a buscar nuevas formas de combatir. Un día, mientras sobrevolaba las líneas enemigas, Joe se quedó sin sandías. Los alemanes, al verlo, comenzaron a reírse de él, burlándose de su fama como "el verdulero".
Joe no se dejó intimidar. Con un grito de ira, aterrizó su avión en medio de las posiciones enemigas. Sin armas más que su valentía y su habilidad para lanzar peras, Joe se lanzó a la carga contra los soldados alemanes. Con un torrente de improperios y amenazas, Joe comenzó a lanzar peras verdes a los alemanes, golpeando a varios de ellos en la cabeza.
Los alemanes, aturdidos por el ataque inesperado, comenzaron a retroceder. Joe, con una determinación implacable, los persiguió, golpeando a todos aquellos que se le pusieron por delante.
El ataque de Joe fue tan inesperado y violento que los alemanes fueron incapaces de defenderse. En un esfuerzo desesperado, Joe logró romper la línea enemiga, y su escuadrilla logró tomar diez kilómetros de frente. La victoria de Joe se convirtió en una historia épica, contada y recontada en los bares y tabernas de Francia, convirtiéndose en una historia más para su leyenda, aunque sin duda alguna fue una táctica poco recomendable y no se volvió a replicar hasta la semana siguiente cuando un alemán dijo a Joe algo acerca de su madre.
¿Te ha gustado?
Sígueme, comparte, dame una propina.

Original
El autor de esta publicación ha indicado que se trata de contenido propio.
Tu avatar
Actualizado hace 14 días
Imagen  de la publicación: Mandala

Mandala

Hice esta historia para dedicársela al libro de mandalas de @reiback , que está muy chulo.
Juan era un chico de 15 años que vivía en una familia disfuncional. Su madre y su padrastro lo maltrataban constantemente, y él se sentía solo y desesperado. Un día, mientras caminaba por la calle, encontró un libro de mandalas mágico en una librería de segunda mano. Era un libro viejo y gastado, pero algo en él lo atrajo hacia él.
—¡Mira esto, mamá! -exclamó Juan emocionado al entrar en casa con el libro— ¡Es un libro de mandalas mágico!.
—¿Qué es eso, un juego de niños? —dijo su madre con desprecio— ¿No puedes encontrar algo mejor que hacer con tu tiempo? ¿No tienes ningún talento para nada?
Juan se sintió desolado, las palabras de su madre lo hicieron llorar, pero decidió no dejar que eso lo detuviera, él sabía que ese libro tenía algo especial. Así que lo compró y comenzó a colorear las mandalas. Mientras lo hacía, se sentía más relajado y tranquilo de lo que se había sentido en mucho tiempo. Sin embargo, pronto descubrió que el libro tenía un poder mágico. Cuando terminó de colorear una mandala, se transportó a una dimensión mágica en la que él era un héroe armado con rotuladores de colores.
—¡Esto es increíble! —exclamó Juan al descubrir su nueva forma en el mundo mágico.
En esta dimensión, un malvado llamado "El Borrador" estaba tratando de borrar el color del mundo. Juan se puso en marcha para detenerlo, luchando contra sus secuaces y recuperando el color que habían quitado. Durante su aventura, conoció a una princesa hermosa llamada Cariocca, quien se unió a él en su lucha contra El Borrador.
—¡Necesitamos tu ayuda! —dijo Cariocca a Juan— El Borrador está destruyendo nuestro mundo.
Juan y Cariocca lucharon valientemente contra El Borrador y sus seguidores, recuperando el color del mundo poco a poco. Sin embargo, El Borrador no estaba dispuesto a rendirse tan fácilmente. La pelea se volvió cada vez más intensa y emocionante, con Juan y Cariocca usando todos sus poderes mágicos para derrotar al malvado.
Finalmente, lograron derrotar al malvado y recuperar todo el color del mundo. Como recompensa, la princesa Cariocca le dio a Juan un rotulador especial de colores mágicos.
—¡Eres increíble! —dijo Cariocca a Juan con una sonrisa.
De vuelta en su mundo real, Juan se dio cuenta de que sus problemas en casa no habían desaparecido, pero ahora se sentía más fuerte y valiente para enfrentarlos. Había aprendido que, aunque no pudiera controlar lo que sucedía en su vida, podía controlar cómo reaccionaba a ella. Y gracias al libro de mandalas mágico, sabía que siempre podría escapar a un mundo mágico donde era el héroe y donde nadie lo hacía sentir miserable. Además, sabía que podía superar las humillaciones de su madre y encontrar la felicidad en su vida.
Sin embargo, Juan no quería dejar atrás a Cariocca y su mundo mágico. Con el tiempo, se dio cuenta de que se había enamorado de la princesa y comenzó a viajar entre los dos mundos, luchando contra el mal y protegiendo su amada.
—Juan, no puedo vivir sin ti —dijo Cariocca con lágrimas en los ojos— ¿Te quedarias conmigo para siempre?.
—Claro, Cariocca —respondió Juan con una sonrisa— Siempre estaré a tu lado, luchando contra el mal y protegiendo tu mundo.
Y así, Juan comenzó a vivir en ambos mundos, luchando contra el mal y protegiendo a su amada. Con el tiempo, aunque su madre seguía insultándolo, él ya no se dejaba afectar por ello y salió de allí. Encontró la felicidad con quienes lo querían por ser quien realmente era.
Con el tiempo, Juan comenzó a enseñarle a otros niños de la dimensión no mágica cómo colorear los mandalas y cómo encontrar su refugio en el mundo mágico para que pudieran superar sus propios problemas en la vida real.

Original
El autor de esta publicación ha indicado que se trata de contenido propio.
Tu avatar
Creado hace 21 días