Relato de una experiencia en el plano astral. Profesor Jaime Antonio Marizán

Un gran paisaje desértico.
les comparto un relato del profesor Jaime Antonio Marizán, quien tuvo una experiencia en el plano astral -una de tantas- pues es un viajero frecuente en este entorno, pero me pareció muy conveniente este caso precisamente por su connotación y como muestra de que todos podemos hacerlo.
"Me siento cansado, en la mañana trabajé bastante y luego de comer decido tomar una siesta, sin embargo, cuando uno desarrolla la capacidad para vigilar el sueño, en cualquier momento pueden presentarse experiencias extracorporales.
Luego de varios minutos de estar dormitando se presentaron los síntomas previos a mi desdoblamientos y me preparo para abandonar mi cuerpo. En ese momento no tenía ningún plan específico, así que me deje llevar, simplemente me solté a la voluntad de mi consciencia superior.
Entonces ocurrió algo maravilloso , entré en profundo éxtasis espiritual, algo completamente indescriptible con palabras. Verdaderamente no sé como explicar lo que sentí, fue una experiencia sublime, extraordinaria. Algunas veces cuando uno se entrega surgen sorpresas más agradables y satisfactorias, que cuando planificamos los eventos.
Mediante el desdoblamiento astral, entramos en contacto con nuestra naturaleza superior, con aquello que somos realmente, entonces se experimentan sensaciones, éxtasis, visiones y experiencias suprafísicas extraordinarias.
En los días previos había estado pensando lo maravilloso que sería visitar las pirámides de Egipto, conocer sus misterios, entrar en sus laberintos. Con estos pensamientos rondando en mi mente , caminé un poco y luego desee intensamente estar en las pirámides de Egipto, de pronto una fuerza invisible me tomó y me llevó por los aires, a gran velocidad, aunque viajaba muy veloz, pude ver que cruzaba por encima de ciudades, ya que veía sus luces abajo.
Al final, la fuerza que me sostenía fue disminuyendo su intensidad, como lo hace u avión cuando aterriza, eso me indicó que estaba llegando a mi destino. Efectivamente, allí estaba, frente a la maravillosa Pirámide, me sentí pleno y muy feliz.
Penetré en su interior y quedé sobrecogido al ir pasando de cámara en cámara, contemplando aquellas paredes rocosas que tanto misterio contienen. Allí me encontré con alguien muy especial, un personaje vestido a la usanza antigua, con una larga túnica y una especie de corona con una serpiente emergiendo desde la frente.
¿Qué haces aquí? ¿Qué buscas?
Impresionado por el porte tan majestuoso de aquel señor le dije: Siempre soñé con visitar este lugar y hoy estoy cumpliendo uno de mis sueños.
¿Te agrada nuestra cultura?
Me encanta. Considero que fue verdaderamente portentosa la civilización egipcia.
Sí. fuimos portentosos, trajimos la herencia de la Atlántida y en los inicios seguimos los principios espirituales superiores, formando una sociedad justa y en donde reinaba la felicidad, luego llegaron los tiempos oscuros.
¿Cómo fue eso?
Ven, te mostraré, mis palabras podrían resultar insuficientes para enseñarte lo ocurrido.
Aquel personaje me tomó del brazo, cuando lo hizo, como un flash, llegaron a mi mente muchos acontecimientos relacionados con él. Visualicé imágenes en las cuales lo veía enseñando y conduciendo multitudes, pude intuir que se trataba de una especie de gran líder espiritual.
en un momento fui transportado a un gran salón en donde se hallaban reunidas varias personas vestidas igual que mi conductor. Aquella reunión era presidida por un personaje impresionante, intuí que se trataba del faraón mismo.
-Discuten sobre lo beneficioso o perjudicial de los sacrificios humanos -me señaló mi inesperado guía- este fue el inicio de nuestra caída. La degeneración de nuestros sagrados rituales produjo también una vuelta hacia el oscurantismo y a la ignorancia espiritual. Vamos, solo te traje para que conocieras esto, vuelve cuando desees, búscame, siempre estoy aquí, he quedado como el guardián de este lugar.
¿Cuál es tu nombre?
Cuando salgas de este monumento, encontrarás una gran estatua, ese era yo.
Me despidió y al salir de la Gran Pirámide encontré la escultura de aquel gran sumo sacerdote, su nombre, Masaharta.

You may also like

Discussion

Please login here to leave a reply!

0 points
8 months ago
que interesante me encantaria saber mas
0 points
8 months ago
navasy, todos los días posteo un tema acerca de este tópico, me encantan tus posts también, son geniales
avatar
Alexeivenplus
10 Karma
67 Posts

Profesional Universitario, dedicado al estudio de los fenómenos paranormales, facultades ocultas en el ser humano y practicante de los viajes astrales, o experiencias fuera del cuerpo físico

Board header image
Viajes Astrales
5 Subscribers
50 Posts

Dirigido a todos aquellos seres que desean experimentar de primera mano todas las sensaciones que se presentan en el mundo de los sueños, conscientemente, es único ese plano existencial

Made with by Mamby