No al Maltrato Animal III

Un gato tirado en el pasto

En Venezuela hay un sufrir generalizado que alcanza a los animales, con el agravante de que estos no pueden denunciarlo en el Parlamento ni pueden acudir a la OEA. En los zoológicos sufren y mueren de hambre tigres y hasta elefantes que antes se alegraban con la visita bullanguera de colegiales que les lanzaban cambures o pedazos de pan. Ahora es común ver bandas de perros damnificados por las calles sin distingo de raza. Andan juntos los “cacri” (callejero con criollo) con schnauzers, labradores, pastores alemanes, coolies, boxers, golden… todos igualados en la misma tragedia que se cierne sobre la patria en manos de desalmados que, en vez de darles comida y cumplir con la ley que ordena protegerlos, les dan veneno sin ley humana que les castigue. ¡Qué dolor!

El dolor de emigrar sin Ronny

Conocí a una pareja de venezolanos que se vino a Miami en precarias condiciones. Durmieron un tiempo en la calle, en las cercanías de la universidad. Allí conseguían que les dieran algo de comida. Solo tenían 500 dólares que guardaban como si fuera la vida. Un día les escuché hablar mientras me tomaba un café y por el acento me di cuenta de que eran mis compatriotas. Los vi tan deshilachados que me movió la curiosidad.

—¿Ustedes son venezolanos, verdad?

—Sí, lo somos.

—¿Y qué les pasa, por qué andan así?

Se me sentaron al lado y me contaron que se vinieron huyendo del desastre. A un hermano de él lo mataron en un atraco y a ella se le murió la madre en un hospital que no pudo brindarle la asistencia debida.

—“Estamos a la buena de Dios, pero el dolor más grande es que tuvimos que dejar a nuestro perrito abandonado” –contó ella y rompió en llanto.

No sé si será extraño, pero fue lo que más me impactó del relato. Lo que más le dolía a aquella pareja que había perdido a un hermano y a una madre, que no tenían dinero ni nada, era su perrito. Un sentimiento sin duda compartido, porque el joven abrazó a su pareja mientras se enjugaba una lágrima.

Me dispuse ayudarles dentro de mis posibilidades y nos mantuvimos en contacto hasta que un día se esfumaron. Tiempo después recibí una llamada de él: “Disculpe que nos fuimos así, sin despedirnos, pero estábamos sufriendo mucho por el perrito. Ana empeoró a causa de la depresión y decidimos regresarnos. Encontramos a Ronny, nuestra mascota, en el mismo sitio donde lo dejamos, cerca de donde vivíamos. Flaco y sucio, hizo un aullido como de lobo cuando nos vio y nos saltó encima. Seguimos estando mal, pero en Venezuela y con nuestro hijo, porque eso es para nosotros esta mascota amada y fiel, más fiel que nosotros que un día la dejamos abandonada porque no podíamos mantenerla. Ahora cuando conseguimos algo lo compartimos con él”.

En mi patria querida no solo los humanos sufren, también los animales, y quizás mucho más porque no pueden decirlo. En los zoológicos mueren las aves, también los cuadrúpedos, hay gente que se come a las garzas, los perros caminan por las calles con la cabeza gacha arrastrando una tristeza que desgarra el alma.

Perros callejeros se han igualado con perros de familias en la misma tragedia, y son miles. Por todas partes se les ve sufriendo sin poder comprender qué ha pasado, por qué los abandonan, ellos no pueden entender la inhumanidad del hombre. Hay almas bondadosas que con grandes limitaciones se ocupan del problema a través de fundaciones que dependen de donaciones individuales, pero eso es insuficiente.

4.jpg
La tragedia humanitaria en Venezuela que ha llevado a ver a hombres, mujeres y niños hurgando en la basura para hallar un pedazo de algo que les mitigue el hambre; a menores de edad esqueléticos y enfermos muriendo a las puertas de los hospitales; a mujeres pariendo en la vía pública; también tiene a los animales deambulando por las calles en mortal estado de abandono sin autoridad que se ocupe del problema. Ellos también tienen derechos que todos debemos reclamar y colaborar para su cabal ejercicio.

You may also like

Discussion

Please login here to leave a reply!

0 points
2 years ago
pobres animales les tocó duro la crisis 
0 points
2 years ago
Es muy triste!
avatar
RossyMRM
13 Karma
305 Posts

Me gusta la Tecnología, Tengo sueños por cumplir y no dejo de trabajar en ellos.

Colaborativo
1 Subscribers
3 Posts
Made with by Mamby