Y tras el amanecer llega el atardecer