Y nos quejamos de estar encerrados