Marcas como Samsung ensamblan sus teléfonos en Tierra del Fuego