La organización detalla que en el entorno de la laguna se han detectado 8.460 hectáreas regadas con «agua extraída ilegalmente»