Cuando mi esposo llegó con Willy en los brazos, yo me quise morir; pensé— ¿y ahora que vamos a hacer con un perro? ¿Quién va a llevarlo a pasear? ¿Quién se va a ocupar de asearlo? —. Mi esposo me expl...