El presidente de Rusia es criminal de guerra para 40 estados, entre ellos España, y la Corte Penal Internacional ya investiga su guerra contra Ucrania.