¡Oh, detente por favor, reluciente venus de la más pulida plata!Deja de guiñarme ese ojo, perla destellante con zafiro incrustado, desde la otra orilla tras ésta salvaje corriente.Intento eludir la me...