«Estamos en el comedor y es como si estuviéramos comiendo dentro de la granja»