Cristina R. V., de 26 años, vivía sola en una finca en O Rabiño, en Cortegada, y pasará a disposición judicial este jueves.