Una sensación bastante difícil de explicar es lo que viví cuando fui a visitar el pueblo viejo de Belchite, nada más cruzar sus puertas, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo mientras intentaba imagin...