Una ciudad no se mide por su longitud y anchura, sino por la amplitud de su visión y la altura de sus sueños. (Herb Caen)