Una cacería con 447 animales abatidos desata las críticas de los ecologistas: "Es una orgía de sangre y muerte"