El chef David López reúne a varios amigos (y expertos seteros) para recoger hasta nueve tipos de setas comestibles en una mañana: «Al final nos vamos a hinchar»