EL PAÍS prueba varias herramientas para crear canciones, combatir la adicción al teléfono o descubrir obras de arte