Todo aparentaba ser un día normal.. Como todas las tardes, o casi todas, André’L. se dirigía a su isla.. A unos 800 metros de la costa frente a una aldea, ni muy pequeña ni tan grande, se observa una...