Vuelvo a Nueva York y veo muchas caras nuevas que no reconozco, así como un modelo de tenis acorde a lo que pide el mundo actual, donde solo sobrevive el consumo rápido