Un nuevo estudio de Stanford asegura que un sistema 100% renovables en todo EEUU mantendría la red estable sin apagones