Hasta los mentirosos compulsivos deben tener en cuenta cuándo se pierde la credibilidad y empieza el hazmerreír.