¿Está la religión preparada para aceptar la existencia de vida en otros planetas?