Seguro que alguna vez habéis sentido esta controversia, la sensación de lucha interna entre tus responsabilidades y la necesidad de satisfacer tus placeres. Solo me lleva a pensar una fabulosa batalla...