Craig Richey se propuso el reto de hacer 1.000 flexiones seguidas, casi sin descansar. Y este fue el resultado en su cuerpo como contaba a sus seguidores.