A Marjorie Taylor Greene ya se le había restringido la cuenta por compartir bulos sobre el virus y las elecciones.