La operación ha permitido desarticular una célula terrorista que pagó la cura médica de yihadistas en clínicas privadas de Barcelona