Tras la tormenta, heridos por el rayo, lloran los arces