La serie se desarrolla unos 1.200 años antes de los acontecimientos de The Witcher