Hemos aprendido a romantizar aspectos tóxicos: "Me cela porque me quiere", "Necesita saber lo que hago, donde estoy, con quien... porque se preocupa por mí", "No le gusta que salga con ciertas persona...