—No me olvides nunca —susurró. —Y perdóname por irme tan pronto.. El electrocardiograma emitió un continuo pitido que por desgracia me dió a entender que el amor de mi vida se había ido, y que una par...