La difusa frontera entre el sueño y la realidad se metamorfosea como la línea del horizonte del mar un día de lluvia y niebla. Se difumina lo onírico, con lo real, lo imaginado, con lo interpretado. ...