Recuerdo haber olvidado muchas de las noches que ha tocado soñar. Olvido haber recordado que el granizo no rompió el cristal, pero la lluvia calo hasta los pantalones de mi amigo el bululú solitario...