Perdido en un pliegue de la cara sur de Sierra Nevada, esta minúscula localidad granadina de casas blancas y abigarradas esconde un secreto a voces: por sus calles transitan brujas, hechiceros y nigro...