Los invernaderos solares de Almería emplean sistemas de riego eficientes y ventilación natural y apuestan por el reciclaje del 100 % del plástico y la reutilización de los desechos orgánicos.