Soltar duele, pero mantener aquello que nos quita paz y energía, duele el doble