Sin oscuridad no hay brillo de luz