Silencio en “el puerto”