SIEMPRE A TU LADO, HACHIKO