Parece ser que en el sexo, el carisma lo es todo (o casi todo). Estas son las razones de ello y cómo puedes ser más carismático en la cama.