Una nueva investigación descubre que la seda de las arañas estabiliza la proteína que combate el cáncer.