La Comisión de Salud Pública ha decidido por unanimidad recortar el tiempo durante el que las personas con COVID-19 o los contactos estrechos deben permanecer confinadas