El confinamiento, la pandemia y una nueva crisis han hecho que la salud mental esté presente en las conversaciones de esta nueva normalidad