Sabéis cuál es el colmo del tonto que estés enroscando la fregona y dos horas después te des cuenta que está rota