Muy de mañana, cuando todavía vuelven a casa los noctámbulos, me cruzo con ellos recién despertado y ávido de papel impreso. Entre las sombras, la pachanga, las luces de los móviles reflejan en el ros...