“Rosando” el limbo