De repente un día dejaron de doler las palabras,. de tanto arder cicatrizaron todas mis heridas,. se endureció mi piel formando pequeñas escamas de acero,. en ese momento aprendí a levantar el vuelo...