Todo empezó cuando aquellos ojos rojos me miraron desde lo alto de la catedral. Un frío terror comenzó a recorrer mi espinazo..... Un estruendo brutal me asustó.  Al mirar vi una atrocidad de engendro...