REJUVENECER CON CÉLULAS MADRE ES POSIBLE

Original
This publication's author has indicated that the content is his/her own.
Your avatar
by
Gasferrlop
Your avatar
by
Gasferrlop
REJUVENECER CON CÉLULAS MADRE ES POSIBLE

           

Seguro escuchaste hablar alguna vez de las células madre, esas células que tienen la capacidad de transformarse en cualquier otra célula del cuerpo y que pueden reparar o renovar nuestro organismo además de hacernos rejuvenecer. Estas células son los bloques con los cuales podemos construir nuestros tejidos, construir nuestros órganos y construir nuestro cuerpo. 

Lo más interesante es que hay muchos estudios que prueban su efectividad tanto en enfermedades como en longevidad. 

Nuestras células madre pueden transformarse en lo que sea que necesitemos, pueden reparar músculo, pueden reparar piel, pueden reparar ligamentos, cerebro, corazón y mucho más. 

Nuestras células se consideran adultas cuando ya se diferenciaron entre sí y ocupan su rol específico, por ejemplo una célula de la mucosa del intestino con una neurona. Esto sucede porque a pesar de que todas nuestras células tienen el mismo ADN cada tipo de célula expresa una combinación diferente de información. Toda la información que tenemos en total en nuestro ADN es el mismo para todo nuestro cuerpo, pero una célula del músculo del bíceps expresa información muy diferente a la de una neurona de nuestro cerebro, por eso son células diferentes que cumplen diferentes funciones.

La clave de las células madre es que pueden expresar cualquier información, por esa razón pueden transformarse en cualquier tipo de células del cuerpo y ayudarnos a reparar el daño existente, por factores internos o externos.

Pero cuál es el problema de las células madre que traemos con nosotros? A medida que envejecemos también envejecen simultáneamente, es lógico. 

Los niveles de células madre que tenemos disminuyen en cantidad con el tiempo y la utilidad de esas células madre también lo hacen.

Nuestro cuerpo quiere renovarse constantemente, necesita renovarse constantemente, de hecho las partes de nuestro cuerpo que más tardan en renovarse se renuevan por completo cada 10 a 16 años, como los huesos. Mientras que otros tejidos como la piel o la mucosa digestiva se renuevan en días. A medida que renovamos nuestro cuerpo agotamos nuestras reservas de células madre o las células siguen existiendo pero pierden la habilidad de reparar daños. 

A partir de los 25 años aproximadamente el ritmo de disminución de las células madres se acelera mucho, empezamos a perder más cada vez y más rápido, en nuestra vejez tenemos cientos o miles de veces menos células madre que en nuestra infancia. Además de que obviamente esas células madre son menos funcionales, son menos capaces de reparar y esta es una de las muchas razones por las que nuestro cuerpo a medida que envejecemos empieza a acumular daño que no puede reparar. 

Para poder obtener todos los beneficios que las células madre tienen para ofrecernos necesitamos entender dos cosas, en primer lugar como te habrás dado cuenta no todas las células madre son iguales no es lo mismo usar células madre de mi propia placenta que usar células madre de mi médula ósea cuando tengo 65 años. En segundo lugar, necesitamos entender cómo podemos aumentar la cantidad de células madre en nuestro cuerpo o en el sitio específico que queramos reparar.

La célula qusin duda es la más importante en nuestra vida es el cigoto, que es básicamente la unión entre espermatozoide y óvulo que da lugar a nuestra vida. Este tipo de células son totipotenciales, esto significa que se pueden transformar en cualquier célula sin problemas, si no, no podríamos desarrollarnos. 

¿Por qué es importante saber esto? Porque los mejores tipos de células madre son los más controversiales éticamente porque provienen de embriones, con lo cual no los podemos utilizar. 

Pero otro tipo de células madres, casi igual de útiles y libres de problemas éticos, son las células madre pluripotenciales. No se pueden transformar en todas las células pero si se puede transformar en casi todas, desde piel hasta cerebro.

Estas células provienen de la placenta, un órgano extremadamente importante en el embarazo que además de cumplir muchas funciones también funciona como fábrica de células madre.

Incluso tenemos otro tipo de células madre como las del cordón umbilical que pueden transformarse en menos tipos de células pero igual siguen siendo beneficiosas, son específicas para ciertos tejidos, por ejemplo algunas células madre del cordón umbilical sólo pueden convertirse en células que tienen que ver con la sangre o en células que tienen que ver con tejido articular. 

Una vez que entendemos esto la pregunta obvia es: ¿Cómo aumentamos la cantidad de células madre en nuestro cuerpo?

La podemos aumentar naturalmente y evitar acumular daño?

Renovar nuestros tejidos parece ser la clave para mantener buenos niveles de salud, calidad de vida y mejorarla longevidad. 

Aquí la respuesta varía según el tipo de células madres que quiero aumentar.

Si soy un adulto y quiero aumentar mis células madres sin ningún tipo de inyección o tratamiento invasivo la evidencia es clara, podemos usar calostro que es la leche de los primeros días, alimento de los recién nacidos, que suele ser bien tolerada incluso por los intolerantes a la lactosa utilizando el calostro de cabra. El calostro ha demostrado aumentar un tipo de células madre llamadas mesenquimales que pueden transformarse en más tipos de células. Un estudio demostró que el mayor beneficio del calostro se obtenía si se combinaba con otras sustancias como algas o cúrcuma.

De hecho el calostro y la leche materna siguen siendo un enigma porque brindan no solamente células madre sino componentes como bacterias que pueden modificar el desarrollo del bebé y sus órganos con consecuencias que modifican su salud a largo plazo.   

La moringa, específicamente extractos de la flor, han demostrado aumentar el mismo tipo de células madres que el calostro e inducir la transformación de estas células madre en células del cerebro. Provocando no solamente el aumento de células madre sino logrando que esas células cumplan su función de mejor manera, en este caso en el cerebro.

Otros compuestos como la chlorella que es un alga o el aloe vera pueden movilizar células madre, es decir llevarlas desde su origen hasta el sitio donde deben reparar un tejido, donde deben renovarlo. Habrá mucha más información sobre estos compuestos y sus efectos con células madres en futuros posts.

Obviamente la manera más directa de poder acceder al poder regenerativo de las células madre son los tratamientos con células madre. Estos tratamientos utilizan células de sitios como la placenta. 

Además con el descubrimiento en investigaciones genéticas, como los factores de Yamanaka que regulan el envejecimiento de las células, es posible extraer una célula adulta y rejuvenecerla al punto de transformarla nuevamente en una célula madre. Muchos de estos tratamientos están demostrando tanta efectividad que están en marcha estudios para el tratamiento de cáncer con un tipo de linfocitos llamados natural killers que son extraídos de la placenta. 

Existen también procedimientos con inyecciones intravenosas de células madre e incluso en zonas localizadas, en sitios como articulaciones. También se usan en tratamientos para reparar y estimular el cuero cabelludo y recuperar pelo. 

Ok.. ya entendimos la idea, las células madre funcionan.

¿Pero por qué tienen estos efectos en el cuerpo ya sea aumentando mis propias o si me inyectan? Cuando una célula madre se encuentra con un tejido dañado libera proteínas que reducen la inflamación en la zona y destruyen microorganismos que no deberían estar en el lugar e incluso pueden formar tejido conectivo nuevo y vasos sanguíneos para que el tejido se recupere más rápido. Si el daño es muy grave estas células madre directamente van a reemplazar a las células dañadas, se van a transformar en las células que se necesitan cambiar en ese tejido. 

Estas células madre normalmente se extraen de mi cuerpo o de una placenta y se cultivan para que luego se desarrollen muchas más y luego a todas estas células madre cultivadas se las coloca bajo un estrés intencionalmente para que produzcan algo llamado exosoma, una pequeña vesícula encargada de liberar las sustancias que hacen todo lo que mencionamos anteriormente, cómo bajar la inflamación o reparar el tejido. 

También pueden liberar ARN y cambiar el funcionamiento de los tejidos que están cerca. Hoy existen terapias que combinan estos exosomas de otras células madre cultivadas con tus propias células madre para tener el mejor resultado posible y el menor riesgo posible. 

Lo más interesante de todas las investigaciones con células madre es que están sucediendo hoy, no hacen falta años para que llegue el momento de poner en práctica todo esto. El campo de la longevidad avanza a velocidades impactantes y a medida que la tecnología permite escalabilidad, los tratamientos con células madre van a ser cada vez más económicos y cada vez más comunes y van a empezar de a poco a reemplazar procedimientos más invasivos como algunas cirugías articulares.

Siempre debes recordar que una manera gratuita de envejecer más lentamente, reducir la inflamación y mantener tus células madres sanas a lo largo del tiempo es hacer ayuno intermitente o periodos de ayuno un poco más prolongados.

Es importante que sepas que las células madre tanto inyectadas como las que tenemos en nuestro organismo necesitan un determinado ambiente para poder funcionar correctamente.

Hay factores que van a llevar a las células madre a envejecer más rápidamente, por ejemplo, tener altos niveles de triglicéridos en sangre o niveles muy variables o altos de azúcar en sangre que suele suceder si consumo exceso de hidratos de carbono. Estos factores van a disminuir la cantidad de células madre que tengo y la funcionalidad más rápidamente de lo necesario.

Suplementos como la vitamina D, el resveratrol o la curcumina demostraron potenciar la actividad de estas células madre, estos suplementos no aumentan directamente la cantidad, solo mejoran sus funcionamientos. 

La moraleja de todo esto es simple, vivimos en el mejor momento de la humanidad a nivel salud. Las tecnologías que hoy están en desarrollo como las terapias con células madre, la edición genética o la medicina de precisión, van a cambiar las reglas del juego a largo plazo, mientras tanto hace lo que puedas para estar más sano. 

Espero que te haya gustado este post y que apliques algo de todo esto para mejorar tu calidad de vida y ser más feliz.

5
0.15€
Activate your creator plan and start monetizing like this post
Donate
Cheer up, leave your comment