Es un clásico, pero es cierta. "Quien no arriesga, no gana"...