Escuchar una determinada melodía, sobre todo de violín, produce a algunas personas un estremecimiento tan intenso como un orgasmo.